MIOMAS UTERINOS: RESOLVIENDO DUDAS

¿Son frecuentes? ¿Se operan? ¿Pueden malignizarse? A continuación te damos la respuesta…

Los miomas uterinos son el tumor benigno sólido más frecuente que solemos diagnosticar en la consulta ginecológica. Se estima que 7 de cada 10 mujeres puede desarrollar un mioma a lo largo de su vida.

Hay ciertos factores que pueden influir en su aparición como puede ser: la raza, la agregación familiar, la paridad y ciertas enfermedades como la hipertensión, la diabetes y la obesidad. También se ha relacionado las dietas con exceso de vitamina A y el consumo elevado de carnes rojas.

Según su ubicación en el útero los podemos CLASIFICAR en: SUBMUCOSOS (en contacto con el endometrio, que es la capa interna del útero), INTRAMURALES (en el espesor de la pared uterina) o SUBSEROSOS (localizados en la superficie).

En cuanto al TAMAÑO pueden medir desde pocos milímetros hasta varios centímetros incluso ser más grande que el propio útero.

Dependiendo entonces de su ubicación y tamaño pueden ser totalmente asintomáticos o bien generar diferente SINTOMATOLOGÍA:

* SANGRADO UTERINO ANORMAL: Es el síntoma más frecuente, ya sea durante la regla o fuera de ella, pudiendo asociarse según su intensidad con anemia.

* PRESIÓN PÉLVICA O DOLOR: Dependiendo de su ubicación pueden asociarse con síntomas urinarios y/o digestivos, dolor lumbar, dolor durante la regla o las relaciones sexuales, trombosis y en algunos casos dolor abdominopelvico agudo (si se produce necrosis o torsión de los mismos).

* INFERTILIDAD: Sobre todo los miomas submucosos y en menor medida los intramurales pueden asociarse a dificultad en la concepción, abortos y complicaciones obstétricas (tanto durante el embarazo como en el parto).  En este caso hay dos factores importantes: si deforman o no la cavidad uterina y el tamaño, este último puede condicionar la conducta terapéutica a favor de la cirugía.

En cuanto a la posibilidad de transformación maligna de los miomas es un evento muy raro. Los sarcomas uterinos (tumores malignos) surgirían de manera independiente a los miomas.

El DIAGNÓSTICO, se basa fundamentalmente en la anamnesis, el examen clínico y la ecografía ginecológica, siendo necesario en algunas ocasiones la realización de otros estudios diagnósticos y/o terapéuticos.

¿HAY QUE TRATARLOS SIEMPRE?

Esta es «la gran pregunta».  Esto depende de muchos factores a tener en cuenta como son: los síntomas asociados, edad de la paciente, deseo de embarazo o bien paridad cumplida.

En pacientes asintomáticas puede plantearse el seguimiento de los mismos, independientemente de su tamaño, sobre todo aquellos con vascularización incrementada valorado mediante ecografía Doppler color.

En aquellas pacientes sintomáticas o bien con deseo de gesta pueden valorarse diferentes tratamientos, ya sea médico y/o farmacológico, para disminuir los síntomas más frecuentes como ser el sangrado o el dolor o bien optar por diferentes tratamientos quirúrgicos (desde quitar sólo el mioma hasta quitar todo o parte del útero).

Incluso algunos dispositivos intrauterinos están actualmente indicados para el control de la hemorragia.  También contamos con un tratamiento farmacológico específico para los miomas, el acetato de ulipristal, que en determinados casos puede resultar efectivo tanto para el control de la sintomatología como previo a una cirugía para disminuir el tamaño y/o la vascularización de los miomas.

Y dentro de los tratamientos alternativos a las cirugías convencionales también se encuentran la ablación endometrial, la embolización de las arterias uterinas, o el ultrasonido de alta intensidad focalizado, este último el más novedoso dentro de los tratamientos no invasivos.

Así como hace algunos años paciente que tenía un mioma, paciente que se le quitaba el útero (seguro tendrán algún familiar cercano que le ha pasado) hoy en día contamos con muchas alternativas y  dependiendo de cada caso en particular podemos valorar junto con el paciente cual es el más indicado.

Por eso ante algún síntoma o si tienes pensado buscar embarazo no olvides realizar tu revisión ginecológica habitual.  Ante el diagnóstico buscaremos el mejor tratamiento…

Fuente: Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia

2019-02-20T12:45:52+00:00 febrero 18, 2019|

Dejar un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies